Bajar Archivo  
Boletín 05/2011

Boletín 05/2011

 

Postura de Anacafé

sobre el anteproyecto de Ley Antievasión II

La caficultura guatemalteca a través de la Asociación Nacional del Café, Anacafé, expresa su preocupación ante el establecimiento del 5 por ciento como carga definitiva al Impuesto sobre la Renta, ISR, contemplado en el anteproyecto de Ley Antievasión II que actualmente es considerado en el Congreso de la República. Los partidos políticos que en su actual campaña manifiestan que no subirán impuestos, sus representantes en el organismo legislativo ya llegaron acuerdos para aprobarlos.

Si actualmente sin necesidad de requisito alguno, la Superintendencia de Administración Tributaria, SAT, en dos años no ha devuelto el IVA retenido a los productos de exportación como el café, es una fantasía creer que bajo esta nueva ley los resultados serán distintos.  Por lo demás, si analizamos cada uno de los requisitos propuestos por la ley, el proceso de devolución será inviable.

En el marco de este anteproyecto, el gravamen a la caficultura prácticamente aumentará en un 10 por ciento más, dejando al café como un producto poco competitivo comparado con otros países productores de la región latinoamericana.  Mientras que en El Salvador, Honduras, Costa Rica, Colombia y México la caficultura es reconocida como un gran generador de empleo y sus gobiernos le brindan apoyo financiero directamente, en Guatemala sucede lo contrario, la miopía de los gobernantes y legisladores obstaculiza la capacidad de visualizar y solucionar la recaudación fiscal adecuadamente para que todos paguemos los impuestos y no solo el mismo grupo. 

 

Todo lo anterior hace pensar que los políticos y gobernantes en general no han comprendido el comportamiento cíclico del cultivo del café.  La última gran crisis de precios provocó la pérdida del 25 por ciento de nuestra producción.  Luego, de una buena pero corta racha de precios, le sigue un período largo de precios bajos.  Es un ciclo que inevitablemente se repetirá como ha sucedido en los últimos 50 años.  Aun en esta época los buenos precios son relativos porque se debe tomar en cuenta los altos costos de producción que se han disparado por el aumento del precio del petróleo y los fertilizantes, el cambio climático y la imposición del salario mínimo por decreto.  Las propuestas planteadas denotan gran incapacidad, falta de información y desconocimiento del tema

 

 

 

 

 

Con impuestos a este nivel, estimamos que por lo menos un 20 por ciento o más de la producción de café de Guatemala se fugará a países vecinos como El Salvador, Honduras y México.  Por todos es conocido que las fronteras y aduanas guatemaltecas son absolutamente vulnerables en la salida y entrada de productos.  Vale mencionar que todas las estructuras de exportación formadas a través de los años por cooperativas y federaciones de pequeños productores, se verán seriamente afectadas; como lo expresamos anteriormente los cafés de Guatemala tendrán precios más atractivos en los países vecinos, lo que provocará los ingresos percibidos por el país en generación de divisas. Recordemos que en Guatemala el contrabando sigue reinando sin que las autoridades demuestren una verdadera voluntad para solucionarlo.

 

El sector caficultor lleva años insistiendo que la exportación de café no debería estar gravada con el IVA, lo correcto es que tenga tasa 0.  Con esta medida evitarían todo tipo de manipulación fiscal alrededor del producto, especialmente por personas inescrupulosas que dañan la imagen de la caficultura haciéndose pasar por productores del grano.

 

La Asociación Nacional del Café está vigilante con este tema y esperamos una actitud responsable por parte de los diputados para dialogar al respecto.

 

Cerrar

© Anacafé 2004-2010. Todos los derechos reservados
info@email.anacafe.org
Contáctenos